martes, 6 de enero de 2009

El Escape




Tiene miedo, pero como no puede decirlo, se lo traga y para que no la consuma, su fantasía se inventa sortilegios que le permitan creer que todo está en orden: la puerta y el gas correctamente cerrados (uno, dos, tres hornallas y la llave de paso), la plancha desenchufada, la estufa fuera de servicio y las velas apagadas. Son demasiadas velas, vuelve a chequear una a una.

En estos días, todo ritual de manías repetitivas y obsesiones diversas son el salvavidas que la mantienen a flote de miedos que la ahogan.

9 comentarios:

€_r_i_K dijo...

Alguna vez escuche:

"Es más fácil luchar por la vida,
Que perderla por miedo a sentir el dolor"......

Besos...

Marcos Ortega dijo...

Que cercana me suena la historia...

Maite dijo...

Uff... el miedo no es un buen compañero.
Cógete un buen libro o sal a pasear o haz algo...
Es lo que hago cuando a mi me visita.
Un abrazo, feliz año nuevo.

Besitos,

Lucas Varela dijo...

hola hola. Pasaba a agradecer la visita y el comentario. Abrazo desde barcelona.

L

Mauro dijo...

Esos ritos repetitivos...

Modos necesarios para algunos. Maneras de tener alguna seguridad en la vida siempre incierta.

Besotes

Nacho G.Hontoria dijo...

No te dejes paralizar por el miedo, no lleva a ninguna parte.
Un saludo
Nacho

jorge dijo...

Se llaman mecanismos de defensa, todas esas actividades innecesarias que hacemos para desviar la atencion de lo importante.

Pero al final, aparecera.

Es inevitable sentir miedo, lo valeroso es vencerlo.

Si fuese necesario apoyate en mi.

gloria dijo...

Y es que a veces no hay nada como la cotidianidad para salir adelante.
Bonito texto Laura.
Un beso

Verbo... dijo...

Tienes razón. Sé de mucha gente que inventa cosas, para sobrevivir sus miedos.