sábado, 22 de noviembre de 2008

EL VERDADERO ROSTRO DEL BRUJO



" Siempre es terrible ver a un hombre que se cree absoluta y seguramente solo, pues hay en él algo trágico, quizá hasta sagrado, y a la vez horrendo y vergonzoso. Siempre llevamos una máscara, una máscara que nunca es la misma sino que cambia para cada uno de los papeles que tenemos asignados en la vida: la del profesor, la del amante, la del intelectual, la del marido engañado, la del héroe, la del hermano cariñoso. Pero ¿qué máscara nos ponemos o qué máscara nos queda cuando estamos en soledad, cuando creemos que nadie, nadie, nos observa, nos controla, nos escucha, nos exige, nos suplica, nos intima, nos ataca? Acaso el caracter sagrado de ese instante se deba a que el hombre está entonces frente a la Divinidad, o por lo menos ante su propia e implacable conciencia. Tal vez nadie perdone el ser sorprendido en ésa última y esencial desnudez de su rostro, la más terrible y esencial de las desnudeces, porque muestra el alma sin defensa".


"SOBRE HÉROES Y TUMBAS" Ernesto Sábato

6 comentarios:

Marcos Ortega dijo...

Las máscaras... hay algunas que ni nosotros mismos somos capaces de quitarnos cuando estamos solos.

Winnie dijo...

Es cierto, hay algunos que se creen su propia mentira... no conozco a nadie que en algún momento no se haya puesto una mascara para después negarla... Yo creo que solo nos la quitamos en el éxtasis... hay es solo nuestra cara... ninguna más...

jorge dijo...

Solo hay que vivir con mascaras ante las relacciones superficiales.

La gente cercana debe conocer nuestra propia cara.

€_r_i_K dijo...

Creo que es verdad, las máscaras son para cuando no somos invitados.....


Salu2ssssssss.....

jorge dijo...

Me descubro ante esta obra maestra de la literatura. La leí hace 2 meses y aun estoy de resaca(algo convulso con su confusa prolongación:"Abbadon el exterminador"). Mira este fragmento, para mí uno de los mejores del libro:

http://www.fotolog.com/all_nature/51951114

(el blog no sé de quien es, asi que no creas que hago publicidad de nadie)

Laura dijo...

Jorge: Recién hoy pude leer el fragmento que me recomendaste e inevitablemente, me he erizado... Gracias por compartirlo, dudo alejar sus palabras de mi por un largo tiempo... Una vez mas, Sabato me ha modificado.

Un abrazo fuerte.