jueves, 24 de julio de 2008

sentadita en mi memoria




Que me derrame la Naturaleza sobre la cabeza ardiente
Su sol, su lluvia, el viento que me despeina,
Y lo demás que venga si viene o que tenga que venir, o que no venga.
Esclavos cardíacos de las estrellas,
Conquistamos todo el mundo antes de levantarnos de la cama;
Pero nos despertamos y él es opaco,
Nos levantamos y es ajeno,
Salimos de casa y es la tierra entera,
Más el sistema solar y la Vía Láctea y lo Indefinido.


Fernando Pessoa






1 comentario:

Pablo M. dijo...

recien leo un comentario que me dejaste hace un tiempo en mi blog. gracias por eso y por agregarme a tu lista de blogs. un saludo.