martes, 30 de diciembre de 2008

Inspirando presente

Sos vos. Aquella y ésta. La niña, la muchacha de 15 años y la mujer de casi veintinueve. Hay un puente de tiempo entre ellas y, sin embargo, no hay diferencia.




Este último tiempo esta mujer, aquella muchacha e incluso la niña, se reencuentran. Llegó el momento de limpiarse de tantas interpretaciones dañinas y de esquemas que limitan. Llegó la hora de permitir que salga mi verdadero ser.

Durante años, el miedo y el dolor del pasado se aliaron. El miedo llegó a detenerme pero gracias a él comencé a mirar en mi sin poder huir hacia el exterior.

Sí, mi vida está empezando a cambiar… aunque Mar diría que la gente no cambia, sino que evoluciona.

Es un proceso largo, lo sé. Un proceso que empezó aquel día de septiembre cuando sentí que debía parar mi vida porque corría demasiado deprisa.


Y, poco a poco, voy buscando ser yo.

Muy lentamente, voy tomando conciencia de la sobrecarga que he llevado conmigo durante años…

Y recuperar a la niña, pequeña, bonita… esa que por momentos me resulta una desconocida.

Y a la adolescente, esa que sueña y persigue ideales románticos.






Definitivamente, ha sido un año de revolución.

Bienvenido sea el 2009…
Hay que ventilar el pasado para que corra el aire y podamos respirar con libertad.








7 comentarios:

ONUBIUS dijo...

Ventilemos las expectativas, triunfara la esperanza de entrar al nuevo año con la lección aprendida, nada cambia, todo se transforma, y este año sera para mejor...
Abrazzzusss de fin de año...
Feliz 2009

€_r_i_K dijo...

Como la Bonita Crisálida de mil colores....Sigue Re_evolucionando...

Besos y Feliz Año 2009

Carlos Castillo dijo...

¡Feliz año!
:)

Laura dijo...

Bienvenido Carlos, ponete cómodo y feliz año para vos tambien!

Marcos Ortega dijo...

Nunca hay que olvidar el pasado, pero eso no significaque enfrentemos el futuro con la nuca. Cdaa cosa en su sitio. Esperamos estar a tu lado viendo esa evolución :)
feliz año!

jorge dijo...

Me gusta esa chica que quiere retomar las ilusiones adolescentes.

Tengo la impresion que el 2009 sera excelente para ti.

Te aseguro que los 29 es una edad ascelente.

Mauro dijo...

Ese continuo que lleva y trae entre la niñez y el hoy, es un hilo construido momento a momento.

Hace falta recorrerlo de vez en cuando para hallarse uno mismo entre tanto extravío.

Un besote Laura, feliz año!